La Matanza: Rendición de Cuentas, para la intendencia no hay taxis ni vendedores ambulantes

Si caminamos por las calles que circundan la Plaza de San Justo vemos que las veredas están repletas de vendedores ambulantes.

La oferta varía entre fruta, miel,  luces led, anteojos, ropa, piedras de afilar, garrapiñadas y chipá entre otros.

Lo mismo sucede en cada localidad del distrito.

De acuerdo a la Ordenanza Fiscal 2018, toda actividad de comercio y/u ofrecimiento de servicios autorizados y desarrollados en la vía pública (Venta ambulante),  abonaran en forma bimestral $ 406,25, también establece que la credencial que deben llevar les costará $123,75.

En la ordenanza se aclara que “El ejercicio de la actividad de vendedor ambulante en la vía pública, sin contar con el respectivo permiso de habilitación hará posibles a los infractores del decomiso de los bienes, cosas o mercaderías ofrecidas y/o comercializadas, y/o incautación de los elementos utilizados por los infractores, sin perjuicio de las sanciones y penalidades establecidas”.

Nadie puede negar la existencia de los vendedores ni en la realidad ni en los papeles… salvo para el Ejecutivo municipal.

En la rendición de cuentas que envió para su aprobación la intendenta Verónica Magario consta que en este rubro no hubo ingresos, por lo tanto podemos decir que en San Justo, Ramos Mejía, Laferrere o cualquier punto de La Matanza no hay vendedores ambulantes.

También nos enteramos  que no registran ingresos –entre otros- los rubros:

Desinfección de comercios, Extracción de residuos por parte del municipio, Limpieza e higiene de predios, Visado de certificado sanitario y las paradas de taxis.

Es raro que no registren ingresos en un municipio que le cobra al vecino hasta el mínimo trámite.

En los papeles para la intendencia  no hay taxis ni vendedores ambulantes.

Si el municipio no cobra ¿Quién lo hace?