LA MATANZA: Dejando muchas dudas el oficialismo aprobó la Rendición de Cuentas 2018

Con los votos del Frente para la Victoria, del Frente Renovador, de Red x Argentina y de una porción de la bancada  de Nueva Dirigencia, el Concejo Deliberante de La Matanza aprobó la Rendición de Cuentas 2018. Fueron 18 votos a favor, 5 en contra y una ausencia.

Para el oficialismo, en la voz del concejal Ricardo Rolleri “los estados contables cierran en su análisis económico y matemático”, mientras que para el concejal Miguel Saredi; que votó en contra,“«Basan su Rendición de Gastos en el superávit fiscal, en el achique, en el ahorro y en su inteligencia fiscal, que logra un Municipio rico, con vecinos sumidos en la pobreza y en el abandono».

Los concejales aprobaron las cuentas a pocos días que se conociera una multa aplicada por el  Honorable Tribunal de Cuentas de La Provincia de Buenos Aires a la Intendenta Magario, por gastos efectuados en 2017  que fueron aprobados el año pasado.

Entre los números se “enmascaró”  el D E C R E T O Nº 3.646/17 firmado por la intendenta Magario que dispuso  “el traslado de saldos de Compromisos con y sin Orden de Compra no devengados del Ejercicio 2.017 al Presupuesto de Gastos del Ejercicio 2.018”.

El total del traslado ascendió a $ 2.182.325.941,93 (Dos mil ciento ochenta y dos millones, trescientos veinticinco mil, novecientos cuarenta y un pesos con noventa y tres centavos.

En una verdadera ingeniería contable el Ejecutivo municipal dejó pendiente de pago 5.500  órdenes de compra  por más de DOS MIL MILLONES DE PESOS, que se hicieron efectivas en 2018 encubriendo pagos verdaderamente cuestionables.

El gasto del municipio superó los 11 mil millones de pesos,  registrándose  ingresos provinciales por 7 mil millones y  casi 4 mil  millones provenientes de tasas, derechos y multas.

Se gastaron 3.867 millones de pesos en el sueldo de 8.500 empleados municipales y 2 mil millones en servicios públicos (Recolección de basura, alumbrado público).

Con 1.600 millones en plazo fijo, y ahorros  por 1.500 millones en los rubros educación, seguridad y programas sociales la administración Magario acusa un  superávit de 2.338 millones.

Al presupuesto de gastos se le hicieron más de 250 modificaciones a las partidas originales, con algunas que parece no haber llamado la atención de los concejales.

Un ejemplo: La Secretaría de Gobierno  para gastos en Publicidad y Propaganda pasó de 4 millones a 50 millones de pesos.

50 millones de pesos  para propaganda mientras que para la atención de centros y salas de salud  dispone de 65 millones.