LA MATANZA: ¿ES LA UCR O SU CONDUCCIÓN CORRESPONSABLE DE LA POBREZA?

Se conoce como coalición política o alianza política al pacto entre dos o más partidos políticos, normalmente de ideas afines, para gobernar un país, una región u otra entidad administrativa. Se concreta para poder lograr objetivos que no podrían lograrlos individualmente.

Cambiemos es una coalición política fundada en 2015, a partir del acuerdo establecido entre la Coalición Cívica ARI, Propuesta Republicana y  la Unión Cívica Radical, generalmente descripta como una formación política «conservadora».

Aunque las ideas no eran afines, en la convención  Radical de Gualeguaychú se dijo que el acuerdo electoral era “para que el republicanismo democrático derrote al populismo autoritario y tener  la posibilidad de que la UCR regrese al poder”.

Concretada la alianza, se elaboró la Declaración de principios de Cambiemos, “Creemos que la pobreza es inaceptable, Creemos en un Estado inteligente que ofrezca a quienes más lo necesitan las mejores herramientas para crecer, desarrollar sus potencialidades y progresar” se leía en la misma.

Esta semana los datos oficiales dieron cuenta que la pobreza subió al 32% a fines de 2018 (6 puntos respecto de un año atrás),  que el 46,8% de los jóvenes hasta los 14 años está en esa condición y que  el 9% de los adultos mayores a los 65 años es pobre.

Ante estos números Carolina Stanley durante la última reunión de gabinete en la Casa Rosada, anticipó que el Gobierno espera un mayor aumento.

“El pensamiento que expresan las voces de los radicales sueltos es válido a título individual pero no representa la decisión, la voluntad ni el accionar de las autoridades partidarias ni del radicalismo de la provincia” dijo el vicegobernador de Buenos Aires y a la vez presidente de la UCR bonaerense luego de ratificar su pertenencia a Cambiemos y el apoyo a la reelección del Presidente Mauricio Macri.

Empeñado en sostener la coalición descalificó a los correligionarios que alzan su voz preocupados por la situación social y nada dijo de la pobreza afligente.

“Desde el 2015 parece que dejamos de decir lo que siempre dijimos, muchos se callan la boca preocupados por su propia carrera política, no se puede ser tan obediente  cuando se  va en contra de nuestros principios” se escucha decir en la militancia.

Eliminar la pobreza implica una corresponsabilidad para todos los integrantes de la sociedad, la UCR es parte de Cambiemos, y aunque el gobierno no le consulte  en nada, el silencio que profesa hace tres años no la exime de la responsabilidad compartida.

¿Pero es el Partido  o la conducción  la que debe hacerse responsable de este resultado por incumplimiento de un deber de actuar?.

El Partido como tal está eximido ya que es la conducción la que se arroga su representación, como interpretar  sino la actitud de Daniel Salvador al comprometer a futuro la pertenencia de la UCR  a  Cambiemos y a la reelección de Macri sin tener en cuenta que eso lo debe decidir la Convención.

¿Quiénes son los responsables de anular todo proceso interno  y entronizar a referentes  que no piensan en la gente que sufre esta despiadada política nacional que incrementa las tarifas, la pobreza, el desempleo y la desesperanza?.

Muy lejos está la dirigencia  de Raul Alfonsín y su prédica  “Somos la Unión Cívica Radical, la que alguna vez dijo Alem que era la causa de los desposeídos”.

Atrás quedaron la  lucha por los pobres, los excluidos y los explotados de Crisólogo Larralde y del “apóstol de los pobres”  aquel médico de Cruz del Eje, en Córdoba,  dedicado a los enfermos con menos recursos.

Se olvidó de Moises Lebensohn que representó a “El hombre que ignora si al día siguiente llevará un trozo de pan a su hogar, qué será de él y los suyos si dura la desocupación y la enfermedad los alcanza” y a la par fustigó a aquellos políticos que ” ya no son los escultores del alma nacional y la estructura del país… Su habilidad consiste en ocultar su pensamiento, simular o disimular, flotar sobre las corrientes contradictorias como madero sobre el mar; permanecer en la superficie”.

En el último plenario llevado a cabo en UCR-La Matanza, la presidente-interventora Josefina Mendoza convocó a poner en marcha un Comité distrital activo porque “en momentos en que el país no está en su mejor situación y cuando parece que la cosa se complica cada vez más, los partidos tienen que cobrar vida para que la militancia se sienta contenida políticamente”.

La idea de contención suele utilizarse con referencia al elemento físico que hace que un cuerpo no salga de un límite. En los eventos masivos, con el objetivo de organizar el movimiento de la gente y de impedir desmanes, suelen instalarse vallas o cercas de contención. Estos objetos marcan hasta dónde tienen permitido avanzar. También se utiliza esta palabra para señalar la acción de un Estado  tendiente a detener la expansión ideológica.

Es difícil contener a quienes creen que el radicalismo debe volver a sus orígenes, recuperar valores, y marcar con claridad su posición ante esta agobiante realidad.

La presidente-interventora Mendoza ignora, ya que su militancia en el distrito es nula, que el radicalismo matancero defendió a los tiros sus ideas en el año 1893, se enfrentó a los conservadores que  precisamente los querían contener…