La Matanza: Cámaras de seguridad detrás del delito y al frente del discurso político

Hace más de una década, se comenzó a utilizar  las cámaras de seguridad y videovigilancia,  como una herramienta más para combatir el delito. Con un centro de monitoreo mediante, los operadores detectan una situación sospechosa y dan aviso a las patrullas, es lo que se llama prevención.

En abril de 2009 el entonces  jefe de Gabinete de Ministros, Sergio Massa, firmó un convenio que ponía en marcha el Plan de Seguridad  en La Matanza.

En la oportunidad el intendente Fernando Espinoza, destacó la “firme decisión” de la presidenta Cristina Fernández de llevar adelante el Plan de Seguridad Ciudadana y que con la firma del acuerdo se realizarían transferencias por 72 millones de pesos.  Entre otros destinos del dinero se daba prioridad a  la compra e instalación de  cámaras de seguridad.

A mediados de 2011 Espinosa afirmaba tener instalados 300 dispositivos distribuidos en varios puntos de las 17 ciudades del partido, monitoreadas desde el Centro de Operaciones Municipales.

Ya fuera del gobierno Sergio Massa , candidato a diputado del Frente Renovador, se impuso en las elecciones del 2013 y logró  consolidarse como el principal opositor al kirchnerismo en territorio bonaerense.

El eje de su campaña fue la seguridad y el uso que se hacía en tigre de las cámaras.

“En La Matanza tenemos instaladas 450 cámaras y proyectamos instalar 600 más para fin de año, lo que nos ubicará como uno de los distritos con más dispositivos”, dijo el oficialismo municipal para estar a tono con el tema infaltable en los discursos políticos.

Lo cierto es que esas 600 nunca llegaron y las 450 se pusieron en duda.

En el marco de la campaña política el gobernador Scioli y Espinoza inauguraron “un comando central ubicado en La Matanza que cuenta con 290 cámaras…”.

Tres años después en diálogo con El1 Digital (13-06-2016) Carlos Orsingher, secretario de Protección Ciudadana de La Matanza,  sembró más dudas sobre la cantidad, dijo que se comenzó la instalación de más de 450 cámaras, porque “Necesitábamos modernizarnos porque teníamos todo el sistema del año 2006. Por eso, decidimos hacer esta inversión para brindarle mayor seguridad a los vecinos”.

“Los matanceros hemos sentido que, en estos tiempos, nos han tratado de ciudadanos de segunda. Blindaron la Ciudad de Buenos Aires y tiraron el delito en el Conurbano”, dijo Verónica Magario  un año después – junio de 2017-, durante la entrega de patrulleros  y en medio de un pase de facturas entre el municipio y la provincia. No perdió la oportunidad de anunciar que  “en pocas semanas, se pone en marcha un gran centro de operaciones de monitoreo para controlar el tránsito, la emergencia y la seguridad con más de 1.200 cámaras en nuestro Partido”.

Los cruces entre las dos administraciones  se hicieron más virulentos tras la muerte de un chofer  de la línea 620 ocurrido en abril del año pasado.

La intendenta cuestionó que “con el dolor se haga política obscena”, al referirse a las palabras del ministro de Seguridad provincial, Cristian Ritondo.

Ritondo había señalado que  Gobierno  provincial envió 239 millones de pesos a La Matanza para equipos de seguridad, como cámaras y domos, pero la comuna no utilizó los fondos para esos fines, dijo entonces “La Matanza hace años que está gobernada por las mismas personas y sólo tienen instaladas 450 cámaras de seguridad”.

Días después la intendenta al dejar  inauguradas las sesiones del período ordinario 2018, del Honorable Concejo Deliberante (HCD), vuelve sobre el tema fondos y afirmó que “En La Matanza hemos ejecutado el Fondo Municipal de Seguridad” además “Estamos construyendo un Centro de innovación tecnológica municipal de monitoreo y coordinación de la Seguridad y de Emergencia que vamos a inaugurar en dos meses y que será el más moderno de la Provincia. Allí van a monitorear 1.200 cámaras, los botones antipánico, las más de 6.000 manzanas cubiertas con alarmas vecinales”.

Los dos meses, las cámaras y el centro de monitoreo de la provincia quedaron en el discurso, de ello se encargó de la propia intendenta al inaugurar el período 2019  del Concejo Deliberante.

Repitió el discurso del año anterior “Con respecto a protección ciudadana, se abrirá el Centro Tecnológico de Operaciones Municipales (CETOM), donde se monitorearán las cámaras de seguridad y se atenderán las emergencias de tránsito, acciones de defensa civil, corredores escolares, dispositivos de alarmas, botones de emergencias y antipánico, botones para alarmas de violencia de género, y se coordinarán los foros de seguridad”.

Lo incierto es el número de cámaras instaladas y lo cierto es que el centro que debía monitorear desde Ramos Mejía hasta Virrey del Pino con la tecnología  que, según Magario, nos permitiría ver lo que sucede en todas las calles y lugares del partido no funciona.

De funcionar se hubieran evitado  gran parte de  los 4.500 hurtos  agravado de vehículos o los más de 9.900 robos agravados con uso de arma que se produjeron en el distrito.