MARÍA EUGENIA VIDAL: “La realidad no se cambia con relatos, se cambia con trabajo”

La gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, anunció  -al inaugurar las  Sesiones Ordinarias de la Legislatura bonaerense- que la obra pública, la educación, la salud y la lucha contra las mafias serán los principales objetivos de su cuarto año de mandato.

Para la mandataria, “hoy hay un Gobierno que se hace cargo, que da la cara, que no le echa la culpa a otros, que no defiende privilegios y que pone como prioridad a los bonaerenses. Ya no se oculta la verdad. Por eso, en un año donde van a escuchar muchos discursos y posiciones, una vez más, como lo hice siempre, voy a hablar de los hechos, sin verso”.

“La realidad no se cambia con relatos. La realidad se cambia con trabajo, dando las peleas difíciles y no bajando los brazos. Vamos a seguir reclamando por lo que falta que es la actualización del Fondo del Conurbano. Claro que tiene costos dar estas peleas, incluso cuando las das dentro de tu propio espacio político, pero me eligieron para defender los intereses de los bonaerenses. Eso no es negociable”, aseveró.

La mandataria subrayó que “pasamos de una Provincia que invertía muy poco en infraestructura a una que invierte más del doble. Sumando el presupuesto 2019 van a ser 246 mil millones de pesos destinados a obras. Son respuestas concretas que llegan para quedarse y que a los bonaerenses no nos saca nadie”.

Asimismo, remarcó que “más que nunca en estos días, queremos que quede claro qué es para nosotros defender la educación pública. Durante años no se priorizó la inversión, ni se impulsaron políticas públicas consolidadas en el tiempo. No solo nos estamos ocupando de cambiar lo que estaba mal sino que empezamos a poner las bases para tener una educación pública de calidad. Por eso cada vez que nos sentamos a hablar sobre la educación pido que lo hagamos con la verdad sobre la mesa”.

“Queremos recuperar la educación pública, que sea una herramienta que iguale las oportunidades y que a la vez impulse a nuestros chicos a superarse. La escuela pública es un puente y un lugar de esperanza para el ascenso social. En este camino, el trabajo que realizan los docentes es fundamental”, continuó.

Respecto de la obra pública, manifestó que “terminamos 1.800 y para el fin del mandato van a ser 1.100 más. Son 215 kilómetros de ruta pavimentada, más de 1.300 kilómetros repavimentados, 300 obras hidráulicas terminadas y 300 kilómetros de cañerías renovadas. ¿Falta? Por supuesto. Pero cada obra terminada trae una solución concreta y una Provincia mejor. Marca un antes y un después”.

“Desde el 10 de diciembre de 2015 –continuó- la seguridad es una prioridad. No importa cuántas peleas haya que dar. No importa cuántas mafias haya que enfrentar. No importa si esto era como decían muchos “el sistema” que funcionaba en la Provincia. Era imposible que los bonaerenses vivamos seguros. Pero empezamos a dar la pelea para tener la Policía que nos merecemos”.

“Nadie puede borrar lo que logramos en estos años ni detener las reformas profundas que hicimos realidad. Esta transformación llegó para quedarse porque va mucho más allá de una Gobernadora o de un equipo de Gobierno”.

“Esto marca que avanzamos en un camino de esperanza que nos lleva a un futuro mejor, marca un nuevo rumbo para la Provincia. Hemos demostrado que se puede trabajar en política sin enriquecerse, mostrando cómo se vive”, señaló la Gobernadora.

Y expresó que “hemos demostrado que se puede gobernar respetando a las instituciones, respetando la diferencia de poderes y dialogando con todas las fuerzas políticas. Que se puede empezar y terminar obras. Que se puede avanzar con las obras del Salado para evitar inundaciones y recuperar más de un millón de hectáreas productivas. Que se puede pelear contra las mafias, que pueden ir presos ex jueces corruptos, barra bravas criminales y dirigentes ladrones. Aun peleando contra el miedo y las amenazas”.

“Que se puede –continuó- pelear contra los privilegios y hacer que los recursos que son de todos vayan a la gente y no a unos pocos. Que se puede hacer política sin gritos, sin mentiras, sin agredir a los que piensan distinto. Que se puede gobernar sin relato y dar la cara, diciendo la verdad, incluso cuando hay dificultades”.